20 septiembre, 2017

Psicólogos Málaga PsicoAbreu revela las claves para que las vacaciones no acaben con la relación de pareja

/COMUNICAE/

Con la llegada del verano, se acerca la época de vacaciones. Periodo del año que muchas parejas aprovechan para disfrutar juntos, hacer alguna escapada o simplemente relajarse en casa. En cualquier caso, se espera que sea una época de plenitud y felicidad para la relación de pareja. Sin embargo, la vuelta de las vacaciones, constituye la época del año en la que se registran más casos de divorcios, ¿cómo tratar de evitarlo?

Los expertos en terapia de pareja del gabinete de psicología Psicólogos Málaga PsicoAbreu destacan que de forma frecuente las parejas atribuyen sus problemas a la rutina, el estrés diario y el trabajo; esperando que al llegar las vacaciones desaparezcan todas las dificultades. Sin embargo, los problemas suelen tener poco que ver con factores externos, y por tanto, al llegar las vacaciones y pasar más tiempo juntos, los desencuentros afloran con mayor ímpetu que el resto del año. Según los datos del Portal Estadístico del Poder Judicial en España para el año 2016, el número de divorcios, separaciones y nulidades matrimoniales, experimentó un incremento para el último cuatrimestre del año (1.018 separaciones, 17.641 divorcios y 44 nulidades), con respecto al cuatrimestre anterior (816 separaciones, 13.660 divorcios y 34 nulidades).

Ana Romero Gómez, psicóloga del Gabinete Psicólogos Málaga PsicoAbreu afirma que “la rutina, aunque de forma popular tiene una mala reputación, es un factor necesario para las personas, y también para las parejas, pues cubre una necesidad de los seres humanos, la seguridad. Si no existen problemas relevantes de fondo, entonces, el verano constituye una oportunidad para reforzar a la pareja, que al contar con más tiempo libre, interaccionan, se comunican más y tienen más ocasiones para resolver los conflictos. Además, las vacaciones constituyen una oportunidad única para aumentar las relaciones sexuales, al disponer de más tiempo libre y menos obligaciones”.

En definitiva, la época de vacaciones aleja del estrés diario, pero constituye en sí misma una situación estresante, pues supone un distanciamiento con la rutina y la necesidad de seguridad. Ante dicha situación, las parejas sólidas, saldrán más reforzadas, pero las que presenten problemas de fondo se enfrentarán a una situación de riesgo para la continuación de la relación.

Las Claves de Psicólogos Málaga PsicoAbreu para que las vacaciones no acaben con la relación de pareja son:

  • Mantener una actitud abierta. Las vacaciones constituyen una oportunidad para explorar sitios nuevos, conocer gente, culturas o costumbres diferentes. Esto genera emociones positivas, fomenta la creatividad y promueve mayores niveles de bienestar.
  • Escoger el destino de forma conjunta. Hay que olvidarse de la creencia errónea de escoger el destino que más ilusión le hace a la pareja para que sea feliz. Es importante que el lugar escogido le guste a ambos miembros de la pareja, así, si surge algún imprevisto, no habrá lugar para los reproches.
  • Compartir actividades. Planificar actividades que resulten atractivas para ambos favorece el lazo de unión, aumenta la sensación de satisfacción, promueve la interacción y el contacto.
  • Respetar el espacio propio. Tampoco hay que olvidarse de uno mismo, es fundamental que cada miembro de la pareja mantenga su propio espacio y sus propias actividades de forma independiente, esto proporciona oxígeno, implica negociar y comunicarse, y promueve la independencia y la autosatisfacción.
  • Manifestar conductas de afecto y respeto. Promover la intimidad, cuidar la parte afectiva, las muestras de cariño y las relaciones sexuales genera emociones positivas y promueve mayores niveles de satisfacción en la relación.

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico