19 febrero, 2018

Un presupuesto poco realista puede incrementarse hasta un 30% durante la ejecución de una reforma

/COMUNICAE/

Muchos presupuestos de reformas no incluyen partidas necesarias que lo aumentarán posteriormente

El presupuesto es la base de toda reforma. Muchas personas toman la decisión de contratar a una empresa en base al presupuesto ofrecido, pero es imprescindible analizar ese presupuesto para que no aparezcan sorpresas posteriores. Solo las empresas profesionales ofrecen presupuestos personalizados, claros y detallados, por lo que también es importante saber en qué empresas confiar a la hora de pedir un presupuesto.

Por norma general, es aconsejable alejarse de presupuestos demasiado ajustados o dudosos, porque con toda seguridad aumentarán a la hora de ejecutar la reforma. Según los estudios, esto puede llegar a implicar hasta un 30% más de las cifras valoradas inicialmente, lo que supone un desajuste económico importante para los propietarios.

¿Cómo debería ser un buen presupuesto?
Desde el portal especialista Vip Reformas, ofrecen una serie de pautas para analizar si un presupuesto es adecuado o no. Dentro de la información que debe contener un presupuesto de reformas adecuado, se encuentra:

Desglose por partidas
Un presupuesto fiable estará desglosado por partidas, cada una con sus propias notas de metros cuadrados o unidades. Cada partida deberá además detallar el coste por metro cuadrado o por unidad, sea cual sea el elemento a reformar, añadir o sustituir.

Suma de todas las unidades
Una vez claro el coste de cada unidad, es necesario detallar el número de unidades de cada elemento a reformar y también el coste total de la suma. De esta manera, se controla que lo que se presupuesta es lo que realmente se va a reformar, punto por punto. A modo de ejemplo, si en una habitación van a instalarse varios enchufes, el presupuesto tendrá que detallar cuántos.

Descripción detallada de los materiales
Es importante también que el presupuesto incluya una descripción de los materiales a utilizar, incidiendo en sus calidades y también en su precio. En este punto, los propietarios tienen la labor de seleccionar los materiales más adecuados, y es que no todos cuentan con la misma calidad.

Garantías de calidad
La empresa también tendrá que ofrecer garantías de calidad en su trabajo, así como la duración de dicha garantía. Un periodo adecuado es de 12 meses, tiempo durante el cual la empresa se compromete a solventar cualquier problema eventual que pudiese aparecer en la reforma.

Plazo de ejecución de la obra
Aunque este punto es menos relevante que los anteriores, un buen presupuesto también deberá definir un plazo de ejecución de forma clara, aunque sea aproximado. En cualquier obra pueden surgir imprevistos que la retrasen, pero siempre es necesario contar con una previsión en tiempo de la duración de los trabajos de reformas.

Seguro de responsabilidad civil
Finalmente, la empresa debe contar con un seguro de responsabilidad civil para llevar a cabo su trabajo, como medida de seguridad ante cualquier accidente que pudiese ocurrir durante la realización de la obra. Este dato tendría que aparecer en el presupuesto para garantizar que se encuentra dentro de la legalidad, y puede incluir también un plan de prevención de riesgos de la propia empresa.

La mejor forma de escoger un presupuesto adecuado es comparar entre varios presupuestos realizados por diversas empresas. Vip Reformas garantiza hasta tres presupuestos de empresas diferentes y de confianza, solo de las que mejor se adapten a las necesidades de cada proyecto. El presupuesto que cuente con todos los datos anteriores, y que se mantenga en una media normal en cuanto a las cifras, será el más aconsejable para confiar en la empresa de reformas.

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico