6 iniciativas que pueden lograr las emprendedoras gracias a los coworkings, según Cloudworks

/COMUNICAE/

Flexibilidad, acceso a formación o a networking son algunas de los beneficios de las emprendedoras que han optado por desarrollar su labor profesional en estos espacios

Actualmente, la forma de trabajar ha cambiado y el aspecto más determinante de los nuevos tiempos es la flexibilidad. Se decide dónde y cómo trabajar, cómo reunirse, cómo hablar con los compañeros…en definitiva tener cierta flexibilidad para relacionarse en el ecosistema laboral. Esto ha hecho que los espacios de coworking emerjan como una solución para muchas empresas y en especial para los emprendedores que hace tiempo ven en estos espacios una oportunidad de innovación y colaboración.

Quién decide poner en marcha su proyecto, materializar su idea y llevar a la acción debe tener en cuenta, entre otras muchas cosas, el lugar físico donde realizarlo. En ocasiones se buscan espacios que sean algo más que un lugar de trabajo, si no un entorno que fomente su creatividad y motivación. De este modo, cada vez son más los emprendedores que apuestan por los espacios de coworking para establecer su oficina.  

En este sentido, con motivo del Día Internacional de la Mujer Emprendedora, Cloudworks, empresa de coworking fundada en 2015 en Barcelona, ha elaborado un listado de 6 iniciativas que pueden conseguir las emprendedoras gracias al coworking:

1. Identificar posibles oportunidades y como explotarlas. De aquí surge la idea de negocio. Puede parecer algo obvio, pero es bastante común que muchos emprendedores inicien su idea de negocio sin pensar si la idea está basada en una oportunidad de negocio. En este sentido, para Alexandra Nodes, fundadora de Alex Carro, empresa de cosmética vegana, «el lugar de trabajo es, por supuesto, un lugar de trabajo. Sin embargo, también es el lugar donde ocurren muchas otras cosas de la vida fuera de tu equipo: crecen amistades, se comparten éxitos y frustraciones y se establecen acuerdos. Para mí, el trabajo no es lo mismo sin la relación con otras personas con sus propias ideas, sueños e historias que contar».

2. Innovación e iniciativa.  Esperar a que otros generen oportunidades o eventos de interés, convierte a las compañías en sujetos pasivos. Siempre es mejor adelantarse y hacer tomar la iniciativa, algo que no falta a ningún emprendedor. Asimismo, colaborar con otros proyectos, con otros compañeros y ser proactivo en conocer a las personas del entorno es clave.

3. Nuevas ideas y contactos. El contacto con otros profesionales de sectores profesionales distintos aportará a los emprendedores nuevas ideas y formas de negocio. Los vínculos personales y profesionales hacen que se sean más productivos y colaborativos. Trabajar rodeados de otras personas aporta nuevos puntos de vista, sinergias y colaboraciones muy productivas. Marta Sánchez, fundadora de Ongoing Digital, agencia de Marketing Digital, destaca que «para el equipo de la agencia es un punto importante poder conocer a otras personas y formar parte de una comunidad más grande. Desde que nos instalamos, estamos teniendo mejores rutinas de comunicación interna, coordinación de proyectos y reporting con clientes».

4. Formación. En muchos espacios de coworking se preocupan por el desarrollo profesional y personal de los trabajadores y proponen cursos o talleres, que ofrecen un extra a las emprendedoras. Algunos de estos cursos pueden ser para especializarse en algún puesto de la compañía, y otros simplemente sirven para desconectar del trabajo al estar centrado en el bienestar físico o emocional.

5. Flexibilidad. La mayoría de estos espacios están habilitados las 24 horas de los 7 días de la semana, de manera que, las emprendedoras pueden elegir las horas del día en las que prefiere trabajar, sin distracciones, lo que facilita la conciliación familiar y laboral. Un ejemplo de ello es Get Polite, startup dedicada a acuerdos de capital de riesgo y capital de inversión. Sus fundadoras, Alicja Grzegorzek y Silvia Padovan, reconocen que «lo que más valoramos de trabajar en un coworking es poder tener contacto directo con nuestro equipo, con la flexibilidad de estar en un ambiente compartido con acceso a sala de reuniones y espacios comunes. No nos gusta la estaticidad de una oficina, y un espacio privado en el marco de un coworking es lo que más se adapta a nuestra forma de trabajar».

6. Acceso a todo tipo de servicios sin gastos extra. Los gastos son una de las principales preocupaciones de las emprendedoras a la hora de poner en marcha una empresa y mantenerla. La gran ventaja de los coworkings es que varias empresas comparten un mismo espacio, gastos de alquiler, suministros y material.

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico