Armas italianas contra el calor

El fuego y el hielo forman parte de nuestra cultura. Dominar el primero fue imprescindible en invierno. Para conseguir el segundo los humanos le han dado a la imaginación. La solución más frecuente, en este segundo caso ha sido guardar nieve en pozos y cisternas o, si se tenía mucha pasta y se vivía, por ejemplo, en el castillo de Olite, construir una cueva en la que la nieve apelmazada llegaba a helarse durante años.

Seguir leyendo….

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico