Barcelona logra desestacionalizar la fiebre crucerística

Los equipajes incluyen forzosamente botas y abrigos en lugar de bermudas y chanclas, pero incluso así Barcelona resulta atractiva para quien elige un crucero invernal con salida o escala en la ciudad. El cambio de estrategia del Port de Barcelona y la apuesta de algunas grandes navieras por mantener vivas las rutas mediterráneas en los meses más fríos ha permitido ir desestacionalizando la oferta, es decir, desconcentrar la fiebre crucerística asociada solo al buen tiempo. Una maniobra que persigue aliviar la presión turística en la capital catalana en temporada alta, y que insufla viajeros en los meses más alicaídos con éxito. Si ningún factor coyuntural lo impide, el año podría incluso acabar en récord.

Seguir leyendo….

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico