Colau impulsa el primer dentista municipal de España abierto a toda la ciudadanía

CARLA MERCADER / AGENCIAS

Dentista

«Los poderes políticos han desatendido la salud dental a lo largo de la historia y la han tratado como si fuera de segunda, algo que no puede ser», ha denunciado este jueves la comisionada de Salud del Ayuntamiento de Barcelona, Gemma Tarafa, que ha dado a conocer que el equipo municipal de Ada Colau está trabajando para poner en marcha a finales de este año el primer dentista municipal de España. Estará abierto a toda la ciudadanía y ofrecerá precios hasta un 40% inferiores a los del mercado.

Por su parte, Colau ha informado de que calculan que con este servicio odontológico se podrá atender a unas 36.000 personas al año y ha dicho que se espera, sobre todo, llegar «al 12% de la población que no va al dentista por motivos económicos».

Tarafa ha explicado que el primer centro tendrá ocho butacas y 23 trabajadores, y que la intención es que se instale en Sant Andreu, Sant Martí o Nou Barris, «barrios donde abunda más la gente que no se puede pagar el dentista», y un año tras haberla puesto en funcionamiento, se ampliarán ocho butacas más en otro centro.

El dentista municipal ofrecerá extracciones, periodoncias, higienes dentales, obturaciones, endodoncias, prótesis amovibles y fijas, férulas, implantes y ortodoncias, y las tarifas oscilarán entre los 55 euros por una obturación, 160 para una endodoncia y 30 para una higiene, precios, ha asegurado Tarafa, que no impedirán que el servicio tenga «una máxima calidad» tanto en los productos como por parte de los profesionales.

Con la iniciativa, el Ayuntamiento espera combatir los factores que impiden el acceso al dentista: la limitada cobertura pública existente, las desigualdades en la utilización de servicios y las disfunciones en la oferta privada que los mismos colegios profesionales han denunciado reiteradamente.

Aunque el Gobierno municipal contempló la posibilidad de ampliar la oferta actual de servicios gratuitos de odontología social o ofrecer subvenciones a los colectivos con menos recursos económicos, ha apostado por una iniciativa «sosteniblemente económica, autofinanciada y sin beneficios», que se materializará en una empresa ya existente 100% municipal, Barcelona de Serveis Municipals (BSM).

Tarafa ha querido destacar que el servicio no hará competencia desleal a los otros dentistas, ya que el precio será de mercado pero ajustado –no habrá beneficios–, no habrán subvenciones y además ha recordado: «Entramos con una cuota de mercado pequeña».

Barcelona, la ciudad con los precios más elevados

La última encuesta de Salud de Barcelona apunta que el 59,2% de la población de la ciudad no ha visitado el dentista en el último año, frente al 40,8% que sí lo ha hecho, y, en función de la renta disponible, destaca que el 52% de las personas de clase social más favorecida sí que la han visitado, frente al 28% de clase más desfavorecida, ha detallado el consistorio.

Asimismo los indicadores sobre la cobertura odontológica de la población rezan que en Catalunya solo un 10% de las visitas odontológicas se hace dentro de la cobertura de la sanidad pública, mientras que otro informe, de Facua-Consumidores en Acción, muestra que Barcelona es una de las ciudades del Estado con los precios más elevados.

Una vez presentada la iniciativa por parte del Gobierno municipal necesita ser aprobada en la comisión de Derechos Sociales que se celebrará el 15 de enero, para que luego sea sometida a exposición pública, se respondan las alegaciones, y se apruebe de manera definitiva en el pleno municipal de marzo.

Tarafa ha avanzado que la respuesta de los otros grupos municipales es positiva de momento, y ha abogado porque sea «un proyecto de ciudad» en el que deben ir de la mano.

Pasados seis meses de la puesta en marcha de la iniciativa harán una valoración de su funcionamiento y mirarán si se está llegando a la población para la que está pensada, o si bien es necesario poner alguna restricción para priorizar que el 12% pueda acceder al servicio.

El consistorio ha recordado que puso en marcha el verano pasado un servicio de odontología municipal gratuito para personas en situación de vulnerabilidad que prevé tratar a 2.000 personas al año.

En esta línea, ha apunta que la nueva iniciativa «va más allá», ya que consideran que el servicio que iniciaron queda lejos de resolver el problema del acceso a tratamientos odontológicos en un amplio sector de la población barcelonesa.

Ir a la fuente

Powered by WPeMatico