Diada de la división y los recortes

La Diada ha pasado de ser una celebración y reivindicación colectiva, a ser un día de división. Por un lado, los organizadores anuncian que hay 400.000 personas inscritas, dicen que más que otros años; por otra lado, otra parte de la sociedad catalana espera que pase el día lo más rápido posible porque la Diada ya no es una celebración suya.

Ante esta situación Recortes Cero queremos denunciar la otra cara de la realidad, los hechos que han aparecido recientemente en un informe de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales donde se expresan con nitidez cuáles son los problemas que de verdad tenemos.

Catalunya encabeza la lista de Comunidades Autónomas que no han revertido los recortes en Sanidad, en concreto se dedica un 27´5 % menos que antes de la crisis económica. La Comunidad que le sigue con bastante distancia es Castilla-La Mancha con un 14’4%.

Este esclarecedor informe aporta más datos. Catalunya junto con Navarra son las dos comunidades que menos porcentaje del presupuesto emplean en Sanidad (un 28’6%) frente a Comunidades como Castilla-León, Canarias o Aragón que emplean un 37% de su presupuesto. Y por último, si valoramos el conjunto del gasto en políticas sociales en España todavía se destinan 8.255 millones menos a políticas sociales que antes de la aplicación de los recortes; pero de esos ocho mil millones, 4.100 son en Catalunya. Al contrario sí existen Comunidades Autónomas que invierten más en políticas sociales: Baleares, Navarra, Euskadi, Cantabria, Asturias y la Comunidad Valenciana.

 

Consideramos que estos datos que miden varios índices ofrecen de forma clara el diagnóstico de la sociedad catalana. Esta realidad es la que Puigdemont y Torra pretenden ocultar dividiendo al pueblo de Cataluña con banderas, lazos y cruces. Cuando lo que de verdad sucede es que tanto los que ponen lazos como los que quitan sufren los mismos recortes en sanidad y las mismas listas de espera a la hora de operarse.

 

Desde Recortes Cero hacemos un llamamiento a todas las personas progresistas y a todos los demócratas ante esta división que algunos quieren convertir en enfrentamiento, a trabajar por la unidad de forma activa, cogiendo como eje central la lucha contra los recortes sociales que son los que determinan nuestras condiciones de vida. Unámonos contra los recortes, que no nos engañen, que no nos enfrenten.