Disputa académica

Un plenario que vota por mayoría la destitución del presidente. Y un presidente que no contempla marchar. Así está la dirección de una de las instituciones con más abolengo: la Reial Acadèmia de Belles Arts Sant Jordi. Sus miembros han perdido la confianza en su responsable, pero este, Joan Antoni Solans, se niega a dimitir por una «lectura partidista y de mala fe», según los opositores, de los estatutos. Estos solo contemplan la marcha del presidente: por fin de mandato, muerte o renuncia. A este último punto se acoge Solans para aferrarse a la silla. La renuncia es un acto voluntario y él no tiene la voluntad de irse. Los opositores no lo ven igual: «Renuncia es sinónimo de dimisión. Y si los que te han nombrado te piden la dimisión, estás obligado dimitir: quien te ha dado la autoridad te la está sacando, te está retirando la confianza», afirma uno de los miembros de la Acadèmia contrario a la gestión del actual presidente.

Seguir leyendo….

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico