El legado del Freire de Nou Barris

Maria Lluïsa Serralta tiene claro, y así lo reivindica, que la primera escuela la pelearon un grupo de mujeres de Verdum y la Guineueta. Alumnas de un centro en el Guinardó que lucharon por tener un espacio en el que formarse en sus barrios. Si se veía a algún hombre pisar la escuela era para ir a sacar de allí a su mujer. Aprendíamos mucho y eso era peligroso, recuerda la presidenta de la asociación de vecinos de Verdum, quien se implicó en el proyecto en 1974, dos años después de su creación. No hacíamos solo alfabetización; conseguimos también ofrecer el graduado escolar, señala con orgullo la veterana activista, una de las fundadoras del Arxiu Històric de Nou Barris. Clases en la parroquia de Sant Sebastià que abrieron puertas y mentes a decenas de mujeres del distrito entre los convulsos años 1972 y 1979, y que fueron la semilla de la pionera escuela de adultos Freire, aún en funcionamiento.

Seguir leyendo….

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico