En Barcelona somos cinco menos

Cuando se habla de la fuga de cerebros, de la diáspora laboral, todo se centra en la cosa profesional, en las oportunidades, en el futuro que uno encuentra en otro país que no le ha visto nacer pero que le verá prosperar. Pero no solo se va un trabajador, también perdemos a un ciudadano, o a unos cuantos. Hoy hablaremos de toda una familia que ya no vive en Barcelona. De lo que aportaban y de lo que estamos perdiendo. Este un ejemplo real, seguro que cada uno tiene el suyo.

Seguir leyendo….

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico