Entre el bacalao y la sopa de Pinyana

Aunque afirmar que la cocina española está llena de ajo y de preocupaciones religiosas sea una exageración, es cierto que determinadas prohibiciones marcaron un tiempo pasado: por ejemplo no comer carne en la Cuaresma. Eso dio lugar a un consumo intensivo del bacalao, y como este pescado salado puede resultar aburrido a lo largo de 40 días si no le damos brillo culinario, con el pez momia se inventaron todo tipo de realizaciones.

Seguir leyendo….

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico