¿Es Barcelona una ciudad sostenible?

Barcelona

Las grandes ciudades compiten por ser modelos de sostenibilidad

Se ha evidenciado a través de diversos factores la necesidad de promover modelos de ciudades más sostenibles. Más allá de las necesidades obvias de disminuir la contaminación, nos encontramos también con otros aspectos que tenemos directamente en nuestro entorno como el interés en la cocina por abastecernos de productos frescos de agricultura de proximidad.

La apuesta por la tecnología verde es otro buen ejemplo. Se ha convertido en algo básico para nuestro modelo de vida del futuro el hecho de que los hogares tengan una eficiencia energética. En nuestro país además las condiciones climatológicas son muy favorables para el uso de energía eólica o solar.

Hay que pensar en el planeta pero también en el bolsillo, de ahí que opciones como la tarifa de luz verde de OVO energy sean una forma de contribuir con el entorno comenzando por las ventajas en el propio hogar. Si queremos que las empresas y las ciudades cumplan con los 17 objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, hemos de colaborar desde los eslabones más pequeños.

Barcelona

La concienciación generalizada está provocando un impacto positivo en el medio ambiente. Y se comienza por esos pequeños gestos que podemos cambiar en casa o en el trabajo. En pro del medio ambiente las empresas desarrollan programas de apuesta por la sostenibilidad, y en Barcelona se ven bastantes ejemplos de ese compromiso con la sostenibilidad que tienen sobre todo las grandes empresas, implantando procesos propios de gestión de residuos o facilitando a sus trabajadores formación y medios para que el compromiso social sea fuerte.

Líderes en sostenibilidad

Ejemplos como el Mercat de Sant Antoni, cuya rehabilitación lo ha convertido en el mercado más sostenible de España, son una señal de que Barcelona es una ciudad responsable. Cuenta con una de las instalaciones geotérmicas de pantallas termoactivas más grandes de Europa, logrando así el máximo aprovechamiento de energía geotérmica.

Lo que se vende en ese mercado también es otro ejemplo. Barcelona trata de trabajar en red con los diversos mercados de la ciudad, con la restauración, productores de proximidad o incluso escuelas para mejorar la alimentación en el año en el que la ciudad condal es Capital Mundial de la Alimentación Sostenible durante 2021.

BarcelonaLa ropa sostenible igualmente gana peso como otra estrategia hacia el camino correcto. Tejidos naturales que rechazan los acrílicos o las fibras evidencian un cambio, como ese por el que apuesta la compañía barcelonesa Mus&Bombon.

El hecho de que el uso del patinete eléctrico se haya multiplicado por cuatro en tan sólo tres años o que la bicicleta siga sumando adeptos, también indica que los barceloneses se preocupan por la movilidad sostenible. Tanto se ha extendido el uso que las ordenanzas municipales han tenido que actualizar su regulación.

La vivienda sostenible está de moda

Los diseños de las viviendas nuevas están basados en la sostenibilidad gracias al aislamiento térmico, entre otras vías. A los proyectos de las constructoras se les exigen sistemas eléctricos de bajo consumo y una alta eficiencia energética.

El precio de la tarifa de la luz es algo que preocupa a la mayor parte de la población y es un tema que se cuela con fuerza en nuestras conversaciones. Es algo que nos preocupa a la hora de elegir un suministro de energía. Y lo primero que tenemos que tener en cuenta para decidirnos es cuál es nuestro estilo de vida y el tipo de consumo que solemos realizar en nuestro hogar, y a partir de ahí informarnos bien con las diferentes compañías, para que así la sostenibilidad comience desde el interior de nuestro hogar y pueda reflejarse fuera.