La fractura del independentismo se agudiza ante dos retos: los presupuestos y las elecciones

ISABEL SERRANO

Carles Puigdemont y Oriol Junqueras

Las diferentes almas que habitan el movimiento independentista se remueven estos días ante la negociación de los Presupuestos Generales del Estado y por la confección de las listas electorales para los próximos comicios municipales y europeos del 26 de mayo.

En el caso del apoyo a las cuentas del Gobierno se repite el capítulo vivido durante la investidura de Pedro Sánchez pero con un escenario aún más complicado por la inminente celebración del juicio del ‘procés’, que sentara en el banquillo a los líderes independentistas. Así, y aunque tanto el PDeCAT como ERC piden «un gesto» a Pedro Sánchez, la división radica en los partidarios de dar una oportunidad el diálogo -es el caso de una parte del PDeCAT y de ERC-; y por otro los contrarios a aprobar los Presupuestos y «pasar de España«, grupo liderado por el expresidente Carles Puigdemont y sus seguidores, entre ellos Quim Torra.

En el bloque del ‘no’, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, reitera desde principios de año: «¿Han salido los presos políticos de la cárcel? ¿Han vuelto los exiliados? ¿Ha hecho el presidente Sánchez algún movimiento sobre el ejercicio del derecho a la autodeterminación de Cataluña? Creo que las respuestas son no y, por tanto, nuestra respuesta a los presupuestos de España sigue siendo no«. Y amenaza el presidente catalán con una crisis en el Govern si no hay unidad independentista.

Entre los partidarios del diálogo encontramos al vicepresidente catalán y conseller de Economía, el republicano Pere Aragonès, quien difiende que la relación entre los gobiernos español y catalán «se debe mantener», independientemente de que los grupos parlamentarios tengan sus desavenencias en el Congreso. Pero tanto Aragonès como el líder de ERC, Oriol Junqueras, inciden en que no puede haber «cheques en blanco» y en que el gobierno de Sánchez debe «hacer un gesto» hacia los políticos presos para apoyar los presupuestos. Así Aragonès ha invitado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a crear una «mesa de negociación» bilateral si quiere que se aprueben los Presupuestos del Estado y, a la vez, resolver el conflicto político con Cataluña.

En la misma línea de defensa del diálogo entre gobiernos se ha pronunciado estos días la portavoz del Govern, Elsa Artadi, quien es una de la principales interlocutoras entre los Ejecutivos de Madrid y Barcelona. Según Artadi, la Generalitat enviará en los próximos días dos documentos a la Moncloa que la parte catalana querría negociar en la próxima reunión entre el Gobierno y la Generalitat. Son dos borradores sobre el diagnóstico de cómo se ha llegado a la situación política actual y posibles soluciones al conflicto.

Pero qué piensan los protagonistas en el Congreso, los diputados del PDeCAT y de ERC que serán al fin y al cabo los que deberán defender el sentido de su voto ante la Cámara. El portavoz del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano, es partidario del diálogo y sobre todo lo fue de Pedro Sánchez ante Mariano Rajoy. Por su parte Joan Tardà, de ERC, afirma que «un Gobierno del PSOE con el apoyo de Unidos Podemos es mejor que la triple alianza de derechas».

Y es que buena parte de los soberanistas ven con temor el escenario surgido de las elecciones en Andalucía, con la entrada de VOX, y su posible repetición en el resto de España. Por ejemplo, la exconsellera de Treball Dolors Bassa, en prisión preventiva pendiente del juicio por el 1-O, ha pedido a los partidos independentistas que no dejen caer al Gobierno de Pedro Sánchez, ya que la alternativa sería un Ejecutivo de derechas «mucho peor» que el actual socialista.

En una entrevista a la emisora Rac1, Bassa reconoce que de momento no es partidaria de aprobar los presupuestos generales del Estado para 2019, aunque tampoco les daría un «no rotundo». «Si quieren aprobarlos que hagan un gesto, el que sea, pero que lo hagan».

Las listas electorales

Pero la unidad del independentismo tiene otro escollo: ¿presentarse juntos o por separado a las elecciones?. En este caso las opiniones son de nuevo divergentes. El presidente de ERC, Oriol Junqueras, ha defendido desde el inicio que el independentismo debe presentarse en las próximas contiendas electorales con «planteamientos unitarios» pero con listas separadas, ya que considera que así podrá maximizar los apoyos.

«No hay opciones buenas y opciones malas. Hay opciones más útiles y opciones menos útiles. Se ha demostrado que ir separados pero con planteamientos unitarios es mucho más eficaz», defiende Junqueras, y sentencia: «Nosotros siempre apostamos por la solución más útil en cada momento».

Del mismo modo que ocurrió ante las elecciones autonómicas del 21-D, el expresidente Carles Puigdemont es un defensor acérrimo de la «unidad» del independentismo catalán. Y es que según Puigdemont, «hay un clamor de unidad que recorre Cataluña y lo deberíamos escuchar».

Al debate se ha sumado la Assemblea Nacional Catalana (ANC), entidad soberanista que ha dado el paso definitivo para adentrarse en la política y ha avalado procesos de primarias para las elecciones municipales. Una decisión de la ANC que han criticado sobre todo en el PDeCAT, su secretario de organización, Ferran Bel, considera «incomprensible» que la ANC haya avalado unos procesos de primarias para las elecciones municipales que en la práctica suponen una mayor «división» del soberanismo.  

La revuelta en el seno del independentismo se vive con inquietud sobre todo por parte de los líderes independentistas encarcelados y ha provocado que Jordi Sànchez y Jordi Cuixart critiquen la «lamentable» situación creada por la desunión del independentismo que evoca «situaciones del todo lamentables».

El futuro se decidirá en dos reuniones: en Ginebra y en Waterloo

Tanto el PDeCAT como ERC mantendrán en los pròximos días reuniones de sus ejecutivas con los líderes que se encuentran huídos de la justicia española en Waterloo, en el caso Carles Puigdemont, y en Ginebra, Marta Rovira.

La primera reunión será la de la Ejecutiva de ERC que se celebrará este viernes día 11 en Ginebra (Suiza) para «contar con la participación presencial de la secretaria general de la formación», Marta Rovira. Los republicanos quieren que la reunión en Suiza también sirva «para denunciar la represión que está ejerciendo el Estado español» contra Cataluña. Rovira no acudió a declarar ante el Tribunal Supremo cuando fue requerida en marzo de 2017 y anunció que se marchaba a Suiza, donde reside desde entonces, y sigue ejerciendo de secretaria general de ERC.

Y Carles Puigdemont tiene en su agenda dos reuniones en Waterloo en los próximos días: el lunes 14 de enero con la dirección del PDeCAT, que girará sobre todo alrededor de las elecciones europeas y municipales del próximo mayo, con la incógnita sobre la configuración final de la candidatura para la alcaldía de Barcelona.

Días más tarde, el 20 y 21 de enero, el grupo parlamentario de JxCat se reunirá con Puigdemont para trazar la estrategia a seguir en las próximas semanas y meses, tanto en el Parlament como en todo lo relacionado con el juicio del «procés». Según el portavoz del grupo Eduard Pujol, en el orden del día que él mismo ha estado redactando no figura un debate sobre la «restitución» del expresidente catalán, si bien ha puntualizado que si esta cuestión sale a lo largo de esos días, «se debatirá».

Ir a la fuente

Powered by WPeMatico