La playa más democrática

Así en la vida como en el billar, un golpe de mala suerte puede transformarse en la carambola de una oportunidad. Con perdón por la frase estilo Paulo Coelho, eso fue, más o menos, lo que le sucedió a Lluís Artús (Sabadell, 1965) cuando trabajaba como submarinista en las obras de remodelación del litoral barcelonés: a los 24 años, mientras construía el espigón del Bogatell, padeció un neumotórax que le obligó a replantearse la existencia. Qué iba a hacer en adelante? Como le fascinaban las imágenes de la revista National Geographic, decidió dedicarse a la fotografía, y así, entre otras iniciativas, lleva 12 años retratando a los bañistas a pie de arena, en los siete kilómetros desde el Fòrum hasta el Hotel Vela. El mar, pues, lo devolvió al mar, al mismo lugar donde había sufrido el accidente de buceo.

Seguir leyendo….

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico