Las huellas del tiempo en el que Barcelona fue una medina

Aún no son las diez de la mañana y una quincena de turistas está ya encaramado sobre sus bicicletas de alquiler en la bonita (y pequeña) plaza de la Llana, a punto para iniciar su ruta guiada por las estrechas calles de Ciutat Vella. Desaparecen y, al cabo de nada, el espacio que han dejado vacío lo vuelve a llenar otro grupo igual de numeroso -también sobre ruedas-, con el mismo objetivo. Provocan la misma reacción -básicamente hartazgo-, entre un vecindario que tiene dificultades para andar por su propio barrio. Esta imagen tan habitual en el Casc Antic del siglo XXI sobre todo en verano se antojaría distópica para los urbanistas ilustrados de la segunda mitad del XVIII, que lucharon por dibujar los límites de lo privado y abanderaron la idea de que el espacio público, las calles, son de todo el mundo. Habla de ellos y del concepto moderno de vía pública, Xavier Simón, responsable de licencias de obras de Ciutat Vella y uno de los mayores conocedores de las entrañas arquitectónicas del distrito, de los siglos de historia(s) que se esconden tras las fachadas.

Seguir leyendo….

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico