Los agentes de la Guardia Urbana de Barcelona se blindan con cámaras tras el caso de la perra Sota

CARLA MERCADER

  • Inician una prueba piloto con 12 dispositivos.
  • El Ayuntamiento prevé disponer de unos 50 antes de finales de año y que la cantidad aumente progresivamente.

Cámara GU

Tras el caso de la perra Sota, que puso en entredicho la actuación del agente de la Guardia Urbana de Barcelona que la mató de un disparo, el cuerpo policial se ha equipado con cámaras que algunos policías llevan incorporadas en el uniforme, que servirán para evitar falsos testimonios acerca de su forma de proceder y tendrán carácter probatorio en un juicio.

Lo ha explicado este jueves el comisionado de Seguridad del Ayuntamiento, Amadeu Recasens, que sin embargo ha asegurado que la medida no tiene nada que ver con la muerte del animal y que estaba prevista en el Plan Director para estos efectivos, pese a que este está aprobado desde 2016 y no se ha actuado hasta ahora.

Por el momento, solo disponen de 12 cámaras (de tres modelos), pues la iniciativa está en fase de prueba piloto, pero la idea es que el número crezca antes de finales de año, tras valorar los resultados a partir de junio. Si estos son positivos, en una primera fase el Consistorio adquirirá alrededor de 50 dispositivos y garantizará que cada unidad de la Guardia Urbana disponga al menos de uno. «A largo plazo», ha apuntado Recasens, lo deseable sería que «todos» los agentes tuvieran una.

Los efectivos que están participando en la prueba piloto pertenecen a las unidades de Ciutat Vella y el Eixample -los distritos donde hay «más aglomeración de personas», ha señalado el comisionado- y a la Unidad de Soporte Policial (USP).

(Más información, en breve)

Ir a la fuente

Powered by WPeMatico