Mediadores combaten conflictos vecinales con pisos turísticos molestos de Barcelona

Amanda H. se ha vuelto políglota a la fuerza. Ha llamado a la puerta del vecino del tercero, en su finca en la calle de Marina, decenas de veces chapurreando todos los idiomas que podía pero con un mismo mensaje: basta de ruidos, basta de incivismo, basta de fiesta. Convive (o malvive desde hace años con un piso turístico legal que ha fastidiado claramente la convivencia en su escalera). Tiene cien metros cuadrados y su licencia autoriza a 10 personas, aunque llegan a ser 15. No sé las veces que han estropeado el ascensor por mal uso, o que hemos aguantado ruidos de maletas arriba y abajo, fiestas y molestias, relata, harta de llamar a la Guardia Urbana. Es una de las 700 quejas contabilizadas anualmente por pisos turísticos legales pero que generan molestias. La licencia no convierte en cívicos ni a ocupantes ni a propietarios irresponsables, aunque la mayoría de las viviendas autorizadas (unas 9.500 en la actualidad) no generen denuncias.

Seguir leyendo….

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico