Por qué elegir ventanas de PVC: las ventajas de una tecnología en evolución, por PETER & WILLIAM

/COMUNICAE/

Elegir ventanas de PVC significa prestar atención a dos factores fundamentales para los distintos ambientes: la cantidad de luz, el aislamiento térmico y acústico

Las ventanas de PVC son uno de los tipos de ventanas y puertas más utilizados porque combinan una gran funcionalidad con una estética versátil que se adapta fácilmente a cualquier tipo de entorno.

Elegir ventanas de PVC significa prestar atención al aislamiento térmico.

¿Qué es el PVC?
El PVC ha sido una revolución. El descubrimiento de este material, cuyo nombre completo es cloruro de polivinilo, supuso una auténtica revolución en el mundo de la industria… desde los discos de vinilo hasta las ventanas.

El PVC se fabrica a partir de dos componentes: el cloruro de sodio, que procede de la sal de mesa común, y el petróleo, del que se extrae el etileno. La combinación de estos dos elementos da lugar al PVC, un material estable y dúctil adecuado para muchos campos de uso.

La estabilidad está ligada a la inalterabilidad de sus propiedades físicas y mecánicas, que se ven reforzadas por procesos de producción que hacen inalterables su consistencia y su color, rasgos fundamentales para que el PVC se utilice en la construcción y en la producción industrial.

La estabilización térmica, el último paso del proceso de producción, hace que no se produzcan emisiones tóxicas ni siquiera cuando se exponen a altas temperaturas.

Ventanas de PVC: una revolución en la construcción
Las ventanas de PVC han revolucionado el sector de la construcción porque combinan una gran durabilidad y un bajo mantenimiento con una gran fiabilidad en términos de aislamiento térmico y acústico, sin descuidar la estética. Por lo tanto, las ventajas de este material son numerosas:

  • Muy poco mantenimiento, ya que no es orgánico y no se pudre
  • Bajo coste
  • Se adapta a todos los ambientes y estilos de decoración
  • Tiene una excelente capacidad de aislamiento térmico y acústico
  • Su ligereza hace que sea fácil de trabajar y se adapte a todo tipo de necesidades espaciales.

Uno de los pocos aspectos negativos de este material es la posibilidad de que se deteriore el color.

El PVC tiende a decolorarse cuando se expone a la luz solar durante mucho tiempo, pero este problema se está resolviendo gracias a las nuevas aplicaciones tecnológicas que hacen que el material sea más estable.

Otro punto que se suele resistir a las ventanas de PVC es su escasa «calidez hogareña», al ser un compuesto químico se suele pensar que no puede tener la calidez de la madera, pero este aspecto se soluciona fácilmente ya que en el mercado existen ventanas combinadas de madera-PVC que cumplen con todos los requisitos técnicos y estéticos.

Tipos de ventanas de PVC
Hay tres tipos principales de ventanas de PVC:

– Bicolor

– Blindado

– Rotura de puente térmico

  • Ventanas bicolores: Son ventanas con dos acabados diferentes en el exterior y en el interior. Una petición típica es tener ventanas monocromáticas en el interior y un acabado de color madera en el exterior. Este tipo de combinación se utiliza mucho en zonas con limitaciones paisajísticas, por lo que las ventanas de PVC se integran perfectamente en el paisaje, pero también proporcionan aislamiento acústico y térmico.
  • Marcos blindados: Cuando se refuerzan adecuadamente, los marcos de PVC cumplen los mismos requisitos de rendimiento que los marcos de madera o metal. Es posible instalar marcos internos específicos que los hagan seguros y a prueba de robos, y añadir cristales antirrobo para garantizar la seguridad.
  • Rotura de puente térmico: Un marco de ventana o puerta con rotura de puente térmico es un marco de ventana o puerta al que se le han aplicado medidas para aumentar su capacidad de aislamiento, de acuerdo con las directivas europeas sobre ahorro de energía. Los elementos típicos de los marcos con rotura de puente térmico son el uso de vidrios térmicos de última generación, cámaras de aire y espumas de baja transmisión térmica.

Además de estos tipos, existe otro tipo de ventana de PVC que combina el PVC y sus propiedades físicas y mecánicas con la calidez y el confort de la madera: las ventanas de madera y PVC.

Mientras que en el exterior hay una parte de PVC que garantiza un excelente rendimiento térmico y acústico, en el interior la ventana tiene un revestimiento de madera que la pone en consonancia con el deseo de interiores acogedores realzados por diversas esencias naturales.

Las ventanas de PVC son adecuadas tanto para pisos como para casas. También encajan en edificios creados con un estilo moderno. También pueden desempeñar con éxito el papel de, por ejemplo, ventanas de terraza.

La versatilidad de las ventanas de PVC también está en las formas y el diseño, de hecho, el material se presta a crear perfiles de las más variadas formas para adaptarse a cualquier casa y todos los estilos, ya sea clásico, moderno o contemporáneo.

Estas características hacen que las ventanas de PVC sean una propuesta para aquellas personas para las que son importantes la economía, la facilidad de uso, la durabilidad y la universalidad.

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico