Santa Mònica, qué hacer?

A veces me pregunto si no sería mejor devolverles a los agustinos descalzos el monasterio que fundaron en 1636 y olvidarse del Arts Santa Mònica, pese a la notable intervención de los arquitectos David y Albert Viaplana previa a su inauguración en 1988. No hay en Barcelona otro centro artístico más dejado de la mano de Dios (o de la Generalitat) que ese edificio situado en el número siete de la Rambla (enfrente, para más inri, de la sede del Departament de Cultura de nuestro querido Gobierno autónomo). Desde el cese de Jaume Reus en el 2017, no hay director y no se aprecia criterio alguno en las exposiciones que allí se alojan. Algunas son interesantes, no lo negaré -en estos momentos coinciden en el edificio el estudio de arquitectura de Olot RCR, el cineasta Isaki Lacuesta y el fotógrafo Joan Fontcuberta-, pero se echa a faltar una determinada línea, como siempre ha habido en el Palau de la Virreina, especialmente en los tiempos de Iván de la Nuez y en la actualidad con Valentín Roma.

Seguir leyendo….

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico