Se disparan los ciclistas que se sienten vulnerables al circular por Barcelona

CARLA MERCADER

La bicicleta per Barcelona.

La sensación de vulnerabilidad de los usuarios de la bicicleta ha crecido en el último año en la capital catalana, hasta el punto de que ya son más de la mitad los que dicen sentirse inseguros al circular por la ciudad, según una encuesta del RACC, que concreta que son el 55% de los entrevistados, 22 puntos más que en 2018 (33%).

El sondeo, que lleva por título ‘2º Barómetro RACC del Ciclista Urbano en Barcelona’ y que analiza, por segundo año consecutivo, los hábitos y la opinión de quienes van en bici, atribuye este aumento de la percepción de peligro al fin de la moratoria que permetía a las bicicletas desplazarse por las aceras de menos de cinco metros de ancho, que les obliga a usar más la calzada. «Los vehículos a motor generan inseguridad al ciclista», ha apuntado, en este sentido, Marc Figuls, el coordinador del estudio.

Ha señalado, asimismo, que en relación a la seguridad y la infraestructura en la ciudad, el aspecto que peor valoran los usuarios de la bicicleta es precisamente que ya no puedan usar las aceras si no tienen más de cinco metros de anchura. El 46% suspende esta prohibición, mientras que un 34% le da un aprobado y el 20%, un excelente.

El informe muestra, por otro lado, que la presencia de ciclistas en los carriles bici se ha incrementado un 4% en relación a 2018, mientras que la de vehículos de movilidad personal (VMP), como los patinetes eléctricos, se ha multiplicado casi por cuatro. Sin embargo, solo un 18% de los encuestados considera que este nuevo modo de transporte genera inseguridad, un porcentaje reducido si se compara con el que obtiene el coche (54%), el camión (53%), la furgoneta (49%) o la moto (44%), y que solo está por encima del que obtienen los peatones (16%), otras bicicletas (5%) y el tranvía (4%).

(Más información, en breve)

Ir a la fuente

Powered by WPeMatico